Del alma hoy hablo yo

Segundo trabajo de Vanessa Cordero

Con los sentidos envueltos por tanto bullicio interior que a veces me cortaban las alas en el vuelo hacia la ilusión y la esperanza. Así fue como decidí vestir con palabras e imágenes los retazos de los desvaríos de mis emociones y pensamientos más rebeldes. 

Y es que llega un momento en que la vida te empuja, te grita e incluso llega a golpearte con caricias reflexivas de verdad y realidad. Hay un punto en el caminar de todo ser humano en que es necesario mirar hacia atrás para comprendernos a nosotros mismos, para entender nuestro momento actual y para fijar nuestra vista en todo el camino que queda por delante, un camino que nosotros hemos de construir con lo ya vivido, con las lecciones aprendidas, con los muros ya destruidos, con los gritos que callamos en nuestro ser, con las sonrisas perplejas de quietud. Llega un momento en que tu mundo interior te exige más dedicación, mirarte más por dentro y dejar de escuchar las voces y palabras del exterior. Simplemente llega el día en que las horas de tu reloj se detienen, te observan y te susurran que te escuches a ti misma y dejes de arañarte el alma con lo que piensen y digan los demás.

Porque al fin y al cabo en este libro, en estos versos, en estos relatos, en estos poemas y reflexiones visuales, dejo al descubierto mi alma, sin máscaras ni dobleces, sin medias tintas, sin miedos, porque ya me cansé de mirar al cielo y suspirar y que nadie comprenda el por qué de esta sensibilidad, ya me defraudaron los porqués disfrazados de comprensión de aquéllos que decían entender mis lágrimas en los moldes de una lectura o en los escalofríos de una melodía, porque hoy, aquí y ahora quiero ser yo misma, mirarme y quererme, respetarme, mimarme y encontrar mi verdadero destino siendo así, tímida, con una tal vez exagerada sensibilidad, soñadora, con miedos, dudas, ilusiones, sueños,...al fin y al cabo una persona como tantas y tantas, después de todo simplemente yo.

Me cansé del maquillaje con el que adorné en ocasiones mi alma, tal vez para hacerme querer, me cansé, a partir de ahora y desde este mismo momento y en este nuevo sueño de mi alma hablo yo. Del alma hoy hablo yo.

Vanessa Cordero Duque participó en la gala benéfica contra el cáncer del Club Deportivo El Corzo

 

 


El sábado 18 de octubre se celebró en el Club Deportivo El Corzo de Las Vaguadas (Badajoz) un festival taurino y una gala benéfica contra el cáncer. En dicha gala participaron músicos, modelos y bailarines. También dejó un trocito de su alma la escritora montijana Vanessa Cordero Duque la cual abrió la gala leyendo un relato de su puño y letra acerca del cáncer de mama. Unas palabras que no dejaron indiferente a nadie pues en ellas se encontraba la fuerza, el aliento y la luz que necesitan todas aquéllas personas que en estos momentos están luchando en una batalla en la que las mejores armas son, sin duda alguna, el cariño honesto y la voluntad sin alas para que jamás pueda volar de las manos de tantas guerreras valientes y llenas de vida.

Finalista en el III Premio de Poesía Joven "La manzana poética"

Vanessa Cordero Duque ha resultado finalista en el III Premio de Poesía Joven "La manzana poética" con la obra "El apacible y ambiguo mundo del no conocerse por dentro".

NUEVO BLOG

 

A partir de ahora me podréis seguir y sentir en un nuevo horizonte de sueños y alma.

 

http://elseismodeunalmasinvoz.blogspot.com.es/

 

 

 

 

Presentación "Del alma hoy hablo yo" en Puebla de la Calzada


El pasado viernes 2 de mayo, en la Casa de la Cultura de Puebla de la Calzada (Badajoz), se presentaba el libro de Vanessa Cordero Duque “Del alma hoy hablo yo”. Un libro capaz de emocionar por su gran contenido en sentimientos, repletos todos ellos, de una gran sensibilidad. La autora, a pesar de su aparente timidez, sabe transmitir al lector con mucho acierto la emoción a través de sus poesías, relatos y reflexiones.


Ella, como su poesía, sabe mezclar muy bien ternura y sensibilidad con rebeldía porque a pesar de su externa fragilidad es una mujer que abre su corazón y grita: “Dejo al descubierto mi alma, sin máscaras ni dobleces, sin medias tintas, sin miedos, porque ya me cansé de mirar al cielo y suspirar y que nadie comprenda el por qué de esta sensibilidad, ya me defraudaron los porqués disfrazados de comprensión de aquéllos que decían entender mis lágrimas en los moldes de una lectura o en los escalofríos de una melodía, porque hoy, aquí y ahora quiero ser yo misma, mirarme y quererme, respetarme, mimarme y encontrar mi verdadero destino siendo así, tímida, con una tal vez exagerada sensibilidad, soñadora, con miedos, dudas, ilusiones, sueños,...al fin y al cabo una persona como tantas y tantas, después de todo simplemente yo”.


Una hermosa reflexión como hermoso es su libro “Del alma hoy hablo yo” presentado en Puebla de la Calzada y donde Vanessa Cordero, autora y protagonista de esa noche, estuvo acompañada por Teodoro Gracia, Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Puebla de la Calzada.

 

Firmado: Ayuntamiento de Puebla de la Calzada

 

 

 

Bendito maldito amor

Dicen que el amor existe, que se esconde en los tropiezos de almas inquietas, que su aura desvanece las memorias de los que sobreviven perdiendo.... Cuentan que chapotea en la sangre cuajada de los que caminan sin rumbo.

Dicen que en los atardeceres caóticos de estrofas sin dueño se mece sin ser visto, cuentan las leyendas que se mezcla en los ojos de miradas que nunca existieron y que en la incertidumbre de los termómetros de agostos otoñales llora....

Dicen que lo han visto vagabundeando en las orillas del que a pesar de su esquiva presencia cree en su valor, que vive restando horas en calendarios cansados de hojas partidas en dos y que, en ocasiones, incluso él duda de su existir.

Cuentan que ha perdido la confianza en el ser humano, que lo han maltratado oscureciendo su esencia, que han vaciado sus entrañas en los despeinares del sexo sin siquiera mirarlo a él, que le dieron mil patadas y sintió que sobraba en tantas camas desnudas de lo que él ofrecía.....

Dicen que ahora camina mirando al suelo...que le da miedo este extraño existir...Cuentan que su nombre se mezcla en el aire y que saca a pasear la desesperanza de los que aún nos sentimos desiertos en medio de la inmensidad del vivir.