La niña que dibujaba otoños en lunares sin olvido

 

Con los sentidos envueltos por tanto bullicio interior que a veces me cortaban las alas en el vuelo hacia la ilusión y la esperanza. Así fue como decidí vestir con palabras e imágenes los retazos de los desvaríos de mis emociones y pensamientos más rebeldes. 

Y es que llega un momento en que la vida te empuja, te grita e incluso llega a golpearte con caricias reflexivas de verdad y realidad. Hay un punto en el caminar de todo ser humano en que es necesario mirar hacia atrás para comprendernos a nosotros mismos, para entender nuestro momento actual y para fijar nuestra vista en todo el camino que queda por delante, un camino que nosotros hemos de construir con lo ya vivido, con las lecciones aprendidas, con los muros ya destruidos, con los gritos que callamos en nuestro ser, con las sonrisas perplejas de quietud. Llega un momento en que tu mundo interior te exige más dedicación, mirarte más por dentro y dejar de escuchar las voces y palabras del exterior. Simplemente llega el día en que las horas de tu reloj se detienen, te observan y te susurran que te escuches a ti misma y dejes de arañarte el alma con lo que piensen y digan los demás.

Porque al fin y al cabo en este libro, en estos versos, en estos relatos, en estos poemas, dejo al descubierto mi niña, sin máscaras ni dobleces, sin medias tintas, sin miedos, porque ya me cansé de mirar al cielo y suspirar y que nadie comprenda el por qué de esta sensibilidad, ya me defraudaron los porqués disfrazados de comprensión de aquéllos que decían entender mis lágrimas en los moldes de una lectura o en los escalofríos de una melodía, porque hoy, aquí y ahora quiero ser yo misma, mirarme y quererme, respetarme, mimarme y encontrar mi verdadero destino siendo así, tímida, con una tal vez exagerada sensibilidad, soñadora, con miedos, dudas, ilusiones, sueños,...al fin y al cabo una persona como tantas y tantas, después de todo simplemente yo.

Me cansé del maquillaje con el que adorné en ocasiones mi alma, tal vez para hacerme querer, me cansé, a partir de ahora y desde este mismo momento y en este nuevo sueño de mi niña, la niña que dibujaba otoños en lunares sin olvido.

Muy pronto a la venta mi segundo libro

Casi después de dos años desde la salida de mi primer libro "Atrévete a sentirme" y sin haber dejado de escribir ni un solo instante dentro de poco saldrá a la venta mi segundo libro en el que una vez más he intentado dejar lo mejor de mí.

En él me he dejado risas de auroras vencidas, lágrimas de anocheceres que laten de soledad, sueños por descubrir, las manos de un futuro con ganas de acariciar, gotas de un pasado con lecciones aprendidas...he dejado todo lo que he sentido en mi propia piel durante estos dos años en los que una vez más el papel ha sido mi cómplice más fiel y sincero.

Deciros que como sabéis yo soy amante de la poesía, aprendo de su manantial de sabiduría, respiro su calma y vivo recostada en sus brazos. En este libro también podréis encontrar algunos cuentos que tuve la necesidad de escribir, textos que necesité exprimir de mi interior e historias que han vivido y siempre vivirán en mí. Aparte de todo esto en este segundo sueño he decidido incluir algunos toques de una muy humilde poesía visual, la cual estoy aprendiendo a conocer y admirar.

Lo dicho, han sido dos años de mucho trabajo pero también de mucho aprendizaje, ha sido duro pero intenso pues he logrado conocerme un poquito más a mí misma....ha sido bonito reencontrarme con una parte de mí que creía que ya no existía.

Muy pronto más noticias...

Gracias por leerme y espero no defraudaros jamás...

{jcomments on}