La niña que dibujaba otoños en lunares sin olvido

 

Con los sentidos envueltos por tanto bullicio interior que a veces me cortaban las alas en el vuelo hacia la ilusión y la esperanza. Así fue como decidí vestir con palabras e imágenes los retazos de los desvaríos de mis emociones y pensamientos más rebeldes. 

Y es que llega un momento en que la vida te empuja, te grita e incluso llega a golpearte con caricias reflexivas de verdad y realidad. Hay un punto en el caminar de todo ser humano en que es necesario mirar hacia atrás para comprendernos a nosotros mismos, para entender nuestro momento actual y para fijar nuestra vista en todo el camino que queda por delante, un camino que nosotros hemos de construir con lo ya vivido, con las lecciones aprendidas, con los muros ya destruidos, con los gritos que callamos en nuestro ser, con las sonrisas perplejas de quietud. Llega un momento en que tu mundo interior te exige más dedicación, mirarte más por dentro y dejar de escuchar las voces y palabras del exterior. Simplemente llega el día en que las horas de tu reloj se detienen, te observan y te susurran que te escuches a ti misma y dejes de arañarte el alma con lo que piensen y digan los demás.

Porque al fin y al cabo en este libro, en estos versos, en estos relatos, en estos poemas, dejo al descubierto mi niña, sin máscaras ni dobleces, sin medias tintas, sin miedos, porque ya me cansé de mirar al cielo y suspirar y que nadie comprenda el por qué de esta sensibilidad, ya me defraudaron los porqués disfrazados de comprensión de aquéllos que decían entender mis lágrimas en los moldes de una lectura o en los escalofríos de una melodía, porque hoy, aquí y ahora quiero ser yo misma, mirarme y quererme, respetarme, mimarme y encontrar mi verdadero destino siendo así, tímida, con una tal vez exagerada sensibilidad, soñadora, con miedos, dudas, ilusiones, sueños,...al fin y al cabo una persona como tantas y tantas, después de todo simplemente yo.

Me cansé del maquillaje con el que adorné en ocasiones mi alma, tal vez para hacerme querer, me cansé, a partir de ahora y desde este mismo momento y en este nuevo sueño de mi niña, la niña que dibujaba otoños en lunares sin olvido.

Cómplice de mis ganas de creer

 

Como veis a pesar de los tiempos que corren sigo manteniendo esa incredulidad inmensamente crédula que me hace no perder las ganas ni las ansias de seguir leyendo e intentando escribir poesía. Yo creo en el tipo de poesía que escribe la niña de 13 años que se enamora por primera vez y que le tiembla el lápiz entre los dedos al recordar el sujeto que le inspira esos sentimientos que ahora son poema, creo en los versos que se escriben a escondidas porque pienso que esos son los más sinceros, los que tiñen al corazón de heridas y asesinatos a los latidos más volcánicos, en ningún momento quiero creer que pueda haber un futuro sin poesía.

Una vez más y armándome de valor publico mi segunda obra titulada "Del alma hoy hablo yo", no sé ni cómo pues nunca me he definido precisamente por mi espíritu valiente, nunca he sido atrevida ante la vida y los desafíos de ésta pero ya era hora de despertar y dejar de escribir tan solo para mí, para las paredes que me vigilan, para la almohada que me entiende y para la luna que me acompaña en esas eternas noches de poemas e inspiración. Ahora, ha llegado el momento de compartirlo con todos vosotros.

Sé que ahora mismo la cultura está muy resentida por la actual crisis económica, por la subida del IVA, y por todos esos obstáculos que nos ponen a aquéllos que seguimos luchando y creyendo que es posible un mundo mejor a través de la lectura, la música, la escritura, el cine, el teatro...No quiero rendirme antes de tiempo y aunque me cueste un mundo que alguien crea en mí y en mi humilde obra sé que todo el esfuerzo, todo lo dado, habrá merecido la pena si una sola persona se decide a descubrir y escuchar mi alma.

Pasa el tiempo y cada paso a ratos duele más pero otras veces te llena de esperanza, de ganas, de coraje, y eso es justamente lo que no quiero perder: la ilusión de darlo todo en una palabra, un verso, un poema, esa es mi vida y solo sé vivir a través del lápiz, el papel y la madrugada a ser posible fría y lluviosa.

 

 

"Del alma hoy hablo yo" próximamente a la venta

Hoy os quiero adelantar el título de mi segundo libro que estará a la venta en unos veinte días, se llamará "Del alma hoy hablo yo" y os voy a contar el por qué de tomar la decisión de ponerle este título. El alma, siempre me dejo el alma y todo lo mejor de mí en cada palabra que muevo al papel en blanco pero en este segundo libro y por circunstancias personales vividas me lo he dejado más aún si cabe, he desnudado cada rincón de mi ser, y aunque a veces me agotaba entregarle tanto de mi a la hoja en blanco quedándome yo sin nada después la tranquilidad y el sosiego que he sentido en mí me gritan que ha valido la pena.

Versos, palabras, letras, metáforas, e incluso alguna que otra breve y concisa pincelada a la poesía visual forman este segundo sueño que entre mis sentidos se tornaba imposible al principio de esta travesía por los sueños eternos y las ilusiones improbables. Hoy sé que si luchas, si crees en la magia del esfuerzo, si entregas lo mejor de ti, si peleas, si no te rindes, si sigues caminando hacia donde alumbra la luz de tus anhelos todo es posible. Pero eso sí, hay que creer y luchar, darlo todo, sin medida ni horarios.

Ahora tan solo deseo que nunca muera lo que a mí me da la vida hoy día: la escritura y más concretamente la poesía. Y tengo miedo, miedo porque este mundo va muy deprisa y yo no logro acertar a descubrir porque hay tan pocas personas que se molestan en detenerlo al menos en sus deseos interiores, en sus pensamientos más frecuentes, en su locura tan cuerda como emotiva, miedo porque la superficialidad, el materialismo y la pérdida de valores cada día se hace más patente en nuestra sociedad...Miedo porque si la poesía y el valor del sentimiento mueren,¿dónde terminaré yo?

{jcomments on}

 

Muy pronto a la venta mi segundo libro

Casi después de dos años desde la salida de mi primer libro "Atrévete a sentirme" y sin haber dejado de escribir ni un solo instante dentro de poco saldrá a la venta mi segundo libro en el que una vez más he intentado dejar lo mejor de mí.

En él me he dejado risas de auroras vencidas, lágrimas de anocheceres que laten de soledad, sueños por descubrir, las manos de un futuro con ganas de acariciar, gotas de un pasado con lecciones aprendidas...he dejado todo lo que he sentido en mi propia piel durante estos dos años en los que una vez más el papel ha sido mi cómplice más fiel y sincero.

Deciros que como sabéis yo soy amante de la poesía, aprendo de su manantial de sabiduría, respiro su calma y vivo recostada en sus brazos. En este libro también podréis encontrar algunos cuentos que tuve la necesidad de escribir, textos que necesité exprimir de mi interior e historias que han vivido y siempre vivirán en mí. Aparte de todo esto en este segundo sueño he decidido incluir algunos toques de una muy humilde poesía visual, la cual estoy aprendiendo a conocer y admirar.

Lo dicho, han sido dos años de mucho trabajo pero también de mucho aprendizaje, ha sido duro pero intenso pues he logrado conocerme un poquito más a mí misma....ha sido bonito reencontrarme con una parte de mí que creía que ya no existía.

Muy pronto más noticias...

Gracias por leerme y espero no defraudaros jamás...

{jcomments on}

Con miedo pero sin dejar de luchar

En los tiempos que corren y como todos sabemos el ocio y la cultura es lo primero que tenemos que suprimir de nuestros gastos. Con el vendaval que se avecina no puedo evitar sentir miedo e incertidumbre hacia todo lo que está por llegar, supongo que como la mayor parte de los españoles. Y comprendo perfectamente que con este futuro tan incierto que se cuela tras nuestros sentidos en lo último que piense una persona es en gastarse cierta cantidad de dinero en el libro de una autora novel. Y sí, lo confieso tengo miedo, mucho miedo.

Escribir siempre ha sido mi mundo, siempre ha estado ahí cuando los amigos te fallaban por tener planes mejores, cuando el desamor te abrazaba fuertemente o los recuerdos y problemas familiares y laborales te arrebataban toda esperanza de un mañana mejor. Yo siempre tomaba entre mis manos el primer papel que veía, el lápiz y me ponía a escribir todo lo que me dictaba el alma. Podía ser mejor, peor, tener o no tener sentido pero al fin y al cabo era lo que sentía y ya que no tenía a nadie con quien poder hablarlo se lo gritaba entre versos y letras al papel en blanco porque él siempre fue mi confidente y hoy que sigo sin encontrarme del todo a mí misma de nuevo me está salvando.

Gracias a quiénes han valorado mi humilde escritura

Primer Premio en el Certamen de Poesía San Pedro de Puebla de la Calzada

 

 

Accesit en el Certamen Calamonte Joven 2012


 

 


{jcomments on}