La niña que dibujaba otoños en lunares sin olvido

 

Con los sentidos envueltos por tanto bullicio interior que a veces me cortaban las alas en el vuelo hacia la ilusión y la esperanza. Así fue como decidí vestir con palabras e imágenes los retazos de los desvaríos de mis emociones y pensamientos más rebeldes. 

Y es que llega un momento en que la vida te empuja, te grita e incluso llega a golpearte con caricias reflexivas de verdad y realidad. Hay un punto en el caminar de todo ser humano en que es necesario mirar hacia atrás para comprendernos a nosotros mismos, para entender nuestro momento actual y para fijar nuestra vista en todo el camino que queda por delante, un camino que nosotros hemos de construir con lo ya vivido, con las lecciones aprendidas, con los muros ya destruidos, con los gritos que callamos en nuestro ser, con las sonrisas perplejas de quietud. Llega un momento en que tu mundo interior te exige más dedicación, mirarte más por dentro y dejar de escuchar las voces y palabras del exterior. Simplemente llega el día en que las horas de tu reloj se detienen, te observan y te susurran que te escuches a ti misma y dejes de arañarte el alma con lo que piensen y digan los demás.

Porque al fin y al cabo en este libro, en estos versos, en estos relatos, en estos poemas, dejo al descubierto mi niña, sin máscaras ni dobleces, sin medias tintas, sin miedos, porque ya me cansé de mirar al cielo y suspirar y que nadie comprenda el por qué de esta sensibilidad, ya me defraudaron los porqués disfrazados de comprensión de aquéllos que decían entender mis lágrimas en los moldes de una lectura o en los escalofríos de una melodía, porque hoy, aquí y ahora quiero ser yo misma, mirarme y quererme, respetarme, mimarme y encontrar mi verdadero destino siendo así, tímida, con una tal vez exagerada sensibilidad, soñadora, con miedos, dudas, ilusiones, sueños,...al fin y al cabo una persona como tantas y tantas, después de todo simplemente yo.

Me cansé del maquillaje con el que adorné en ocasiones mi alma, tal vez para hacerme querer, me cansé, a partir de ahora y desde este mismo momento y en este nuevo sueño de mi niña, la niña que dibujaba otoños en lunares sin olvido.

Poemas

En mi nuevo poemario podéis encontrar gran diversidad de poemas y relatos, por ello os dejo una breve muestra de sentimientos encontrados.

"He muerto tantas veces

que el vuelo de mi falda

es la aprisionadora del presagio de tu ausencia.

 

He ceñido a mi sangre

el desordenado grito de una lágrima,

y me he bebido tantos litros de puertas cerradas

que la ventana y su vacío

es el único lugar donde me siento a salvo"

.....................................................................................................................

"En las aguas vacías

del Mediterráneo de tu ombligo

se alineaban los puntos cardinales

de mi cordura maniatada,

siempre fui el sinónimo del desastre sin remedio,

me fui lejos

porque no me cuadraba en tu mundo,

yo era el acre de tu taza de leche fría 

con chocolate,

la rata que descansaba en el desván

y que tanto miedo te daba,

un poema roto,

la butaca vacía del cine al que nunca fuimos,

ni iremos"

 

 

Para que conozcáis un poco mi segunda obra "Del alma hoy hablo yo" aquí os dejo algunos de los fragmentos de poemas y textos que podréis encontrar en este laberinto de sentimientos y emociones.

 

 

Agazapada en los muros de mis recuerdos,

tejiendo sombras de caricias deshechas,

piel contra piel y mis lágrimas...y su insensatez,

un presente ardiente mordido de crueldad,

y sus ojos furiosos, sus manos vestidas por hilos de odio,

mi malograda inocencia, su huida cobarde.

.................................................................................................................................

Y es que me he ido acostumbrando

a hablarle al viento de mis guerras,

extraviando los recibos de mis impuestos

y pagando los agravios empapados

de esta vida movediza y desgastada.

 

.............................................................................................................................................

Cuántas habitaciones tendrá el tiempo,

para las noches sin rumbo,

y los suelos taconeados por angustia,

ha de tener un espejo caprichoso

que juega a conocerte y no

y te cede la bajeza de ese yo tuyo

que no quieres siquiera mirar.

.................................................................................................................................................

 

Es la hora de colgar los recuerdos,

pisotear los relojes con ansia,

llegó el momento de arrimarnos

y cabalgar ignorando lo fugaz,

lo envilecido y lo ávido del tiempo.

............................................................................................................................................

 

¿Desde dónde llegué

para temblar con las ansias eternas,

y soñar hacerte viudo

del viento en tu piel?

¿Desde cuándo relato y retengo

entre los fugaces derrames de soledad

tu nombre en lo amargo de mi lejanía?

 

................................................................................................................................................

 

Yo prefiero navegar por el puerto seguro de mi memoria donde no dejo lugar al sosiego forzado, donde me machaca la paz más irreal, más venenosa, pero aún así me gusta recostarme en sus juramentos no cumplidos, en sus promesas quemadas de avanzar sin recordar, aún así mi torpeza eterna y mi burlones antojos de darme en un papel en blanco se tornan la más reluciente y hermosa realidad tumbada sobre el muelle de mi mente coronada por los que gobiernan la cobardía y el desconsuelo.

..........................................................................................................................................

 

 

Imaginarios recuerdos nunca vividos se ajustan a su horneada espalda y contemplo que entre el pulverizado pliegue de su salida se encuentra mi deseo arrodillado, temiendo que no sepa verme, que en la lista de sus eventos para hoy no aparezca mi nombre o que, tal vez, me haya puesto una indemnización por los reproches de los que le hice culpable en tantos amaneceres cuando al abrir mis ojos no lo tenía rozándome las piernas y mordiéndome los labios entre sábanas.

 

 

 

 

Aquí os muestro una breve recopilación de trozos de poemas que podeís encontrar en mi libro"Atrevete a sentirme":

 


Se resume entre mis labios

la obstinada inmadurez de tu ausencia,

se acurrucan los pedazos

de este palpitante herido corazón mío,

y entre tus manos yacen los latidos perdidos,

la sobriedad de mi alma,

y la descabellada idea del amor

que rondaba mis despertares insólitos.

---------------------------

Y hallo el norte

en las descosidas franjas del sosiego de tu risa,

en tus abrazos locos de indiscreta alma,

de paisajes de lujuria,

de amapolas marchitadas en tu piel.

---------------------------

Cómo destruye el tiempo

el despeinar del alba entre mis sábanas,

cómo destruye el tiempo azules horizontes de ilusiones,

los minutos vagos de olvidos inútiles,

cómo destruye sueños de ansiedad temprana,

cómo se lleva todo, cómo no deja nada...

---------------------------

Soledad, tus blancas caricias espinas en mi pecho,

tu esbelta figura la tierra mojada de mis pasos inútiles,

y esconderme de ti, y huir en tu busca,

madrugarte entre cafés, seducirte en los tormentos,

y esquivarte, venerarte, desearte, odiarte...

---------------------------